Al sur de Chile, en la comuna de Cochamó se encuentra Termas del Sol, un estupendo centro termal inserto entre ríos, montañas, lagos y bosques milenarios de la selva valdiviana. Considerado uno de los centros termales más destacados de la región de Los Lagos por su impactante entorno, excelente atención y bien pensada infraestructura, es sin duda un lugar perfecto para desconectarse del mundo. 


El ingreso al centro termal.


Al venir por la carretera desde el norte, encontrarás un cartel después de Puelo donde se indica la distancia hasta las termas (está a un poco más de 2 kilómetros). Y cuando llegues, afuera del recinto, habrá un nuevo cartel para indicar que llegaste. No es muy grande por lo que debes estar atento, pero es visible y muy estético (como se ve en la imagen). Además, podrás reconocerlo con unas tranqueras negras que acompañan la entrada al recinto termal.


Al llegar al centro termal hay un sector de estacionamientos para autos, casas rodantes y bicicletas, estas últimas tienen un estacionamiento exclusivo bajo techo. A continuación hay que caminar hasta la boletería donde se hace la entrega de un candado y las instrucciones para bañarse en el agua termal. El candado viene con una llave que se puede usar como pulsera, por lo que es muy útil para entrar al agua con él y que no se pierda. El personal es muy amable y te responderá cualquier duda que tengas.


Cabe recordar que este centro tiene habilitado todo lo necesario para poder recorrerlo sin importar tu movilidad. Posee accesibilidad universal, una silla de ruedas a la entrada y todos los senderos y accesos están pensados para esto.

Para llegar a las piscinas termales hay que recorrer el bosque nativo a través de una hermosa pasarela de madera negra de acceso universal que es un hermoso paseo en si mismo. Caminarás en medio de Arrayanes, Helechos y agua por todas partes que relaja con su sonido. Si tienes suerte, incluso puedes ver fauna como Martin Pescador u otras aves y mamíferos.


A medida que avanzas vas a llegar al sector donde están los camarines, cafetería, baños y pasarelas que te llevan a las diferentes piscinas termales.


En las Termas del Sol hay 10 piscinas, cada una de las cuales tiene una forma, profundidad y temperatura diferente. Las piscinas que son de piedra y están a la orilla de una quebrada, tienen temperaturas que varían entre los 36ºC y 45ºC, y cuyas aguas curativas brotan de una fuente de 60ºC. Para validar su temperatura, hay personal que constantemente está midiendo cuán calurosas están y al lado de cada piscina hay duchas de agua helada en caso de que uno lo requiera.

La recomendación es que uno vaya ingresando a las piscinas desde las que tienen las temperaturas más bajas, hasta las de más temperatura, que en las Termas del Sol, son las que están al final del sendero y con unas vistas impresionantes.


La arquitectura de las instalaciones emula la naturaleza que la rodea. El uso de la madera, las piedras y los colores elegidos calzan armoniosamente en el maravilloso entorno en el que se encuentran.

Si necesitas cambiarte, puedes usar los camarines, todos limpios, con enchufe, y buena luz. De hecho, en días de lluvia, en el techo de los camarines hay un vidrio que permitirá disfrutar de ella. Además en ese sector se encuentran los casilleros que podrás usar con las llaves que te entregaron en la boletería, y en donde podrás dejar tu ropa y demás pertenencias. Te recomendamos siempre llevar tu toalla.


El recinto incluye un sector de barro termal, que por su riqueza en magnesio, cobre, zinc y silicio entrega un tratamiento que fortalece y tensa el cutis, además de regenerar las células y eliminar toxinas. Este espacio está al frente de la cafetería, aunque no es tan popular como las piscinas termales, por que el agua que corre es muy helada.

Una vez que has disfrutado de los baños termales, puedes comer un snack o almorzar en la cafetería del lugar que destaca por sus ricas pizzas y cervezas artesanales de la zona como las Puelo o Tropera. Aunque como recomendación para los días de frío, se pueden tomar sopas y caldos que se disfrutan mucho a la orilla del fogón que el personal mantiene prendido. También podrás encontrar jugos y postres como pie de limón o similares.

Termas del Sol está a un poco más de 2 horas de Puerto Varas y a tres horas de Frutillar si es que te vienes recorriendo el lago Llanquihue, lo que además es un paseo en si mismo.

Servicios.

10 piscinas termales naturales al aire libre: temperaturas entre los 36º y 45º.

Piscina de barro termal.

Sendero inmerso en la naturaleza con accesibilidad universal.

Cafetería: ofrecen  pizzas, sopas, sandwiches, pasteles y cervezas artesanales del sector. 

Camarines y baños: acceso a lockers y con echufes.

Sala de convenciones.

Estacionamientos: para autos, buses, casas rodantes y bicicletas.

Ubicación.

Los Cipreses HJ 19, Río Puelo, Cochamó.

Cómo llegar.

Desde Puerto Varas tomar la ruta 225 que rodea el lago Llanquihue en dirección a Puelo, lo que te permitirá ir bordeando la cara sur del Lago Llanquihue, pasando por Ensenada. Una recomendación acá, es que puedes pasar a desayunar al Fundo Playa Venado.

Si vienes de Frutillar y Puerto Octay, puedes igualmente ir por el mismo camino que desde Puerto Varas, aunque recomendamos ir bordeando el lago por el lado norte y pasar por el mismo Puerto Octay y su hermosa iglesia, por el poblado de Cascadas, y por las playas y casonas alemanas que se pueden ver en el camino.

Después de juntarse estos dos caminos, recorrerás un camino hermoso entre túneles de Coihues, algunos poblados como Cochamó y Puelo y sus hermosos ríos. En todo el camino se ven lagunas y pequeñas caídas de agua al borde de la ruta.

Hay que considerar que el camino es pavimentado hasta un poco pasado Cochamó, y de ahí es de ripio en bastante buen estado. Se puede venir en cualquier tipo de vehículo, aunque los más bajos tendrán que ir lento, por que algunas partes son más sinuosas, inestables o con baches. En esa misma parte podrás ir disfrutando la vista al mar.

Si vienes de Puerto Montt, puedes hacer el mismo camino hasta Puerto Varas y de ahí la ruta anterior, o puedes dirigirte por la Carretera Austral hasta Caleta la Arena, cruzar en Ferry hasta Caleta Puelche y desde ahí llegar desde el sur hasta las termas. También con unos paisajes increíbles.

Recomendaciones.

Llevar ropa impermeable, calzado cómodo, traje de baño, toalla, sandalias, agua y ropa abrigada. En el centro tienen toallas a la venta por si te olvidas de la tuya. Anteriormente habían disponibles para los visitantes, pero desde la pandemia eso cambió. No olvides llevarla.

El camino es hermoso, pero si vas por el día puede ser cansador. Si dispones de más tiempo se recomienda alojar en Puelo o zonas cercanas. Vale la pena hacer el recorrido completo con calma, e incluso hacerlo como parte de un viaje por la Carretera Austral y como previa a Hornopirén.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *