Dormir bien es una necesidad básica para mantener la salud mental y física, sin embargo el número de personas que tiene insomnio en la actualidad es preocupante. Factores como estrés laboral, responsabilidades familiares, enfermedades e incluso hábitos contraproducentes interfieren en la calidad del sueño. Sin embargo es posible adoptar nuevos hábitos para comenzar a dormir mejor, a continuación te dejamos 8 recomendaciones:

1. Despiértate a la misma hora todos los días

Para poder tener sueño a la hora de dormir es necesario haber estado 16 horas en estado de vigilia, por ende es clave despertarse 16 horas antes de la hora a la cual planeas dormir. Una vez hayas elegido tu hora de despertar, por ejemplo a las 8am, mantén ese horario de manera constante. Poco a poco tu cuerpo se irá adaptando a esa rutina. 

2. No duermas siesta

Para poder dormir en la noche necesitas tener cansancio, y para esto no sólo debes despertarte temprano, si no que también se recomienda evitar las siestas. Pese a que una buena siesta puede ser muy reponedora, si tienes problemas para dormir lo más recomendable es que las evites, ya que te quitarán el cansancio que tanto necesitas en la noche. 

3. Evita la cafeína

No tomes café, mate, bebidas energéticas ni ningún otro estimulante del sistema nervioso. Si tienes problemas para conciliar el sueño o te despiertas constantemente durante la noche significa que por alguna razón estás en estado de alerta. Los estimulantes exacerban el estado de alerta por lo que te hacen más difícil dormir bien. Si realmente necesitas la cafeína, opta por tomar una taza de café en la mañana. Si te da mucho sueño después de almuerzo y necesitas trabajar, toma una taza de café, puedes tomarla máximo hasta las 4 pm, después de esta hora.

4. Presta atención a lo que comes y bebes

Dormir con el estómago lleno puede traer dificultades para dormir, por eso la recomendación es consumir la última comida 3 o 4 horas antes de acostarse  y evitar comidas pesadas en la noche. Evita el alcohol ya que dificulta un sueño profundo. 

5. Prepara a tu mente para dormir

Una hora antes de dormir apaga todas las pantallas, prende una luz tenue y si estás escuchando música, opta por melodías suaves. Puedes leer, conversar con tu pareja o incluso escribir, pero evita conversaciones densas o libros demasiado interesantes, no quiere estimular tu cerebro, sólo decirle que se apague lentamente. 

6. Crea un ambiente de descanso

Cierra las cortinas y no dejes que entre la luz. Si no puedes hacer esto, usa un antifaz para dormir, esto evitará que te despiertes con la luz durante la noche. Lo ideal es que la habitación esté a una temperatura agradable de aproximadamente 23 grados. Evita mucho frío o mucho calor. Si te despiertas durante la noche por estímulos externos, usa tapones para los oídos, esto reducirá las posibilidades de que te despiertes por causa de algún sonido. 

7. Haz ejercicio aeróbico

Está comprobado científicamente que la actividad física aumenta la calidad del sueño, por otro lado si ejercitas al aire libre las posibilidades de dormir mejor aumentan, ya que la exposición a la luz solar ayuda a regular el ciclo del sueño. 

8. Adopta un rito del sueño

Una manera de preparar tu mente para dormir es hacer algo todos los días a la misma hora. Puede ser darte una ducha tibia, una rutina de limpieza facial, algunas posturas de yoga o una relajación guiada. Elige lo que más te acomode y realizarlo diariamente antes de dormir, con el pasar de los días verás los resultados.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *