Sumergirse en aguas termales es una costumbre que se practica desde hace cientos de años. Nuestros ancestros sabían de las propiedades terapéuticas de estas aguas y las usaban al igual que nosotros en la actualidad. Estas aguas que provienen desde el fondo de la tierra, traen consigo minerales y nutrientes de propiedades altamente curativas capaces de mejorar nuestra calidad de vida. A continuación te entregamos 10 razones por las cuales bañarse en aguas termales. 

1. Reducen el stress

Las aguas termales tienen un efecto sedante, inducen el sueño en personas con insomnio y entregan una sensación de relajo a nivel corporal, no sólo por sus altas temperaturas si no que también por sus altos niveles de magnesio. 

2. Ayudan a recuperar la movilidad

Las termas ayudan a tratar la rigidez de músculos y articulaciones, una de las razones principales por las cuales los adultos mayores recurren a este tipo de terapia de bienestar. 

3. Desintoxican el cuerpo

Las altas temperaturas contribuyen a la eliminación de toxinas a través de la piel, lo que mejora la nutrición de los tejidos. Además se incrementa el metabolismo, se oxigena el cuerpo y se purifica la sangre. 

4. Sanan la piel

Si tienes psoriasis o alguna otra afección a la piel, se recomienda tomar baños termales en aguas sulfuradas y sulfurosas. 

5. Alivian problemas digestivos

Para quienes sufren de problemas al estómago e intestinos, se recomiendan los baños en aguas sulfatadas, ya que estimulan las funciones orgánicas, especialmente las del sistema digestivo. 

6. Mejoran el ánimo

Las aguas termales aumentan la producción de endorfinas, lo que se traduce directamente en la mejora del estado de ánimo. 

7. Aumentan las defensas

Los baños termales estimulan el sistema inmune, una propiedad que te ayuda a mantener tus defensas altas y así no enfermarse con facilidad. 

8. Normalizan el sistema nervioso

Darse baños termales de manera consecutiva por tres a cuatro semanas, ayuda a normalizar las funciones endocrinas y el sistema nervioso. 

9. Disminuyen el dolor

El calor y el magnesio contribuyen al relajo de la tensión en los músculos y articulaciones lo que ayuda a  disminuir el dolor con estas causales. 

10. Promueven la circulación sanguínea

Las aguas con calcio y bicarbonato de sodio ayudan a aumentar la circulación y el flujo general de oxígeno. 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *